Social Icons

EL ARTE DE ECHAR LAS CARTAS O CARTOMANCIA

 
El arte de echar las cartas, llamado Cartomancia, es una de las ramas de la Ciencia Secreta que tiene por objeto leer el porvenir, basándose en el sentido oculto que se atribuye a las figuras de los naipes, dispuestos, según las reglas del arte.

La Cartomancia es una derivación de la Ciencia Adivinatoria de los antiguos sacerdotes egipcios, arte sublime que estudian en el famoso Libro de Thot. Este se componía de 78 láminas simbólicas, llamados Tarost, y en ellos se encerraban los profundos Arcanos que debían rasgar el velo del porvenir a quienes sabían descifrarlos.
 
Por lo que antecede se tiene en conocimiento de que el arte de predecir lo futuro por la interpretación de figuras emblemáticas es antiquísimo, pero el de la Cartomancia propiamente dicha data del siglo III, época en que aparecieron éstas en elucubraciones adivinatorias y dieron origen al arte que llamaron Cartomancia, y a los que la ejercían se titularon cartománticos.

Este arte no es, como suponen muchos, una vana superstición. Goethe decía que la Cartomancia era una Astrología abreviada.

 
En efecto: quien la estudia detenidamente y sin perjuicio alguno, ha de hallar en ella un fondo científico que la hace, por lo menos, digna de respeto. Los que la han desacreditado son los embaucadores de profesión, ignorantes en su mayoría de la ciencia que dicen poseer, pero muy hábiles, en cambio, en el arte de sacar el dinero a su cándida clientela.

Tampoco han favorecido al arte cartomántico aquellas personas que se han dedicado a él sin el convencimiento y la preparación que dicho arte requiere, bien por no atender debidamente a sus reglas o bien porque no lo han estudiado en libros o tratados concienzudamente escritos.
 
Dice Balzac, en su notable novela Mi Primo Pons:
 
"No viendo nada más que el lado posible de la adivinación, creer que los acontecimientos futuros de la vida de un hombre, que los secretos sólo de él conocidos, pueden ser representados por los naipes que él mezcla y corta y que el cartomántico divide en montones según las leyes misteriosas de la adivinación, parece cosa absurda, pero ¿no parece también, cosa absurda que se condenara en un principio la navegación aérea, la invención de la imprenta, la de los telescopios, la del daguerrotipo?
 
Si alguien hubiese dicho a Napoleón que todos los objetos existentes tienen un aspecto asible y perceptible, habría alojado a ese hombre en el manicomio de Chareton y, sin embargo eso demostró ser posible al gran Daguerre, con su descubrimiento de la fotografía. Y, no obstante, Napoleón I no daba un paso en la vida sin consultarlo antes a la célebre cartomancitta Mille Lenormand.
 
Para terminar esta breve introducción sobre el arte de la Cartomancia diremos que son muchos los sabios que han demostrado con sólidos argumentos, con pruebas evidentes, que así las cosas como las personas y los sentimientos más recónditos se revelan siempre por semejanzas. Esto sucede porque la Naturaleza posee una inmensa variedad de medios para escribir con caracteres simbólicos las cosas los sentimientos y las personas, cuyo misterio estaba destinado a permanecer oculto.
 
Por eso creemos nosotros que la persona que otorga fe a un signo cualquiera, sean cartas u otras imágenes, cuando interroga a ese signo le responderá exacta y justamente, siempre que obre con fe absoluta, entregándose en cuerpo y alma a su inspiración, pues en la Cartomancia, como en todas las artes adivinatorias, la inspiración es un elemento primordial.


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aquí puedes dejar tus peticiones en las oraciones, tus preguntas, agradecimientos...etc.

No olvides que forma parte de la magia dar gracias al santo o a la entidad que cumplió tu petición o deseo y difundir su nombre para así dejar una puerta abierta para que te atienda en otras ocasiones.

¡¡Si tu petición se cumplió, se agradecido y deja tu comentario!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Google+ Followers

Blog Archive