Social Icons

ALGUNAS SUPERSTICIONES ANTIGUAS AL ECHAR LAS CARTAS


Es cosa bien probada que las más tenues causas producen grandes efectos en el acto supremo de rasgar el tupido velo que oculta el Porvenir. Y la Cartomancia como todo arte adivinatorio no está libre de los misteriosos influjos de la Naturaleza.
 
He aquí algunas observaciones que tienen hechas los más célebres adivinadores de la antigüedad, y que han sido comprobadas por los cartománticos de nuestros días.
 
- Si cuando se corta la baraja, a una persona le interesa (hombre o mujer) en vez de cortar con la mano izquierda cortar con la derecha, todo lo que dicen las cartas es incierto, lo que se nota en seguida por la estrecha confusión conque ellas salen, pues ya desde aquellos tiempos con la mano izquierda se ha cortado, por ser ella la que pertenece de derecho al corazón.
 
- Si cuando se mezclan las cartas de la baraja para echarlas se cae una al suelo, es de mal agüero, sobre todo si la que se cae es el as de oros.
 
- Si cuando se echan las cartas revolotea una mariposa en torno de la persona que consulta, es de muy buen augurio y puede asegurarse que todo le saldrá muy bien.
 
- Si al echar las cartas sobreviene una tempestad, es de mal augurio, por lo que el cartomántico obrará prudentemente en suspender la operación hasta que desaparezcan las negras nubes y vuelva a brillar el sol con toda su esplendidez.

- Si cuando se echan las cartas se escucha el graznido de una corneja o bien el canto de una lechuza, denota siempre que el consultante tendrá noticia de la muerte de una persona muy querida.
 
- Si cuando se echan las cartas se oye cantar a alguien o bien se oye música, es un buen augurio para la persona que consulta.
 
- Si cuando se echan las cartas, alguien, por causalidad, interrumpe la operación, no augura nada bueno, y puede asegurarse que la persona interesada encontrará más de un obstáculo en lo que se propone.
 
- Si una vez empezada la operación de echar las cartas se pone a llover, no cabe duda, el consultante derramará muchas lágrimas.
 
- Si al echar las cartas el siente le sobreviene un dolor, sea donde sea, si es que no padece de tal dolencia, denota que padecerá muchísimo antes de lograr lo que pretende.
 
- Y, finalmente, si durante la operación de echar las cartas se oye aullar a un perro, se da un augurio funesto, pues predice que siempre que en las cartas salga una persona enferma, que ésta morirá irremisiblemente de la enfermedad que sufre.
 
Todos los augurios que acabamos de enumerar han sido experimentados por muchísimas personas desde los más remotos tiempos.
 
Todas estas señales que parecen que nada tienen que ver con nuestros destinos, son sin embargo, los avisos que por medios ocultos nos traen las entidades que pueblan el plano astral.
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aquí puedes dejar tus peticiones en las oraciones, tus preguntas, agradecimientos...etc.

No olvides que forma parte de la magia dar gracias al santo o a la entidad que cumplió tu petición o deseo y difundir su nombre para así dejar una puerta abierta para que te atienda en otras ocasiones.

¡¡Si tu petición se cumplió, se agradecido y deja tu comentario!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Google+ Followers

Blog Archive