Social Icons

ORACIÓN Y BAÑO DE SANTA FRANCISCA CABRINI PARA BUENA SUERTE Y GANAR EN LOS JUEGOS DE AZAR


Santa Francisca Xavier Cabrini (1850-1917), fundadora de las Hermanas Misioneras del Sagrado Corazón de Jesús, fue beatificada el 13 de noviembre de 1938 por el Papa Pío XI y canonizada por el Papa Pío XII el 7 de julio de 1946, lo que la convirtió en la primera ciudadana de los Estados Unidos en ser canonizada. Su fiesta se celebra el 13 de noviembre y es patrona universal de los inmigrantes.

Se la considera portadora de buena suerte.

Para elaborar el baño de herbal de buena suerte que lleva su nombre, vas a necesitar:

- Algunos pequeños trocitos de boletos de loterías a las que juegues habitualmente.
- Una cucharada de albahaca.
- Una cucharada de tomillo.
- Una cucharada de hojas de trébol.
- Una cucharada de hojas de verbena.
- 5 Hojas de laurel.
- 6 velas marrones pequeñas. (dos para cada día que dure el ritual).
- Una pizca de miel.

- Mezcla todos los ingredientes en una cacerola con dos litros de agua y ponlo a hervir durante 10 minutos. Pasado este tiempo, tapa la cacerola y deja reposar otros 10 minutos.
 



- Cuela la mezcla y échala a la bañera para mezclarla con el agua del baño, y sumérgete en el. El baño debe durar como mínimo 15 minutos y no debes utilizar jabón. Recuerda que también debes mojarte la cabeza.

- Cuando salgas de la bañera, trata de secarte lo menos posible para que las hierbas puedan llevar a cabo su efecto.

- Durante el tiempo que dure el baño se recitará la oración a Santa Francisca Cabrini, a quien se ha ofrecido el trabajo.

- Previamente a darse el baño se encenderán cada día dos velas marrones, rezando la oración cada vez que se enciendan.

- En el transcurso de los tres días que dura el ritual, se deberá llevar siempre encima la estampa o imagen de Santa Francisca Cabrini.

- Cuando se cumpla la petición se regalarán en agradecimiento, siete estampas (o imágenes con su oración que puedes imprimir tu mismo) de Santa Francisca Cabrini, a siete personas diferentes.

- A su vez se dará una pequeña aportación monetaria anónima a alguien que esté necesitado.

- Terminado el ciclo de tres baños mezcla un poco del mismo líquido de hierbas que utilizaste para los baños con un poco de tu colonia o perfume personal y usa esta mezcla para frotarte las manos, por lo menos una vez al día, hasta que se cumpla la petición. Si es posible frótate las manos con ella cuando vayas a comprar alguna lotería para que haga contacto.

Oración a Santa Francisca Cabrini 

Dios misericordioso y eterno,
fuente de todos los dones,
yo confío en tu misericordia y amor.

Tú, que través de tu Hijo,
nuestro Señor y salvador Jesucristo,
nos has dicho que pidamos tu ayuda
en todas nuestras necesidades,
concédeme, a través de la intercesión
de santa Francisca Xavier Cabrini,
a quien hoy invoco,
que obtenga la gracia que deseo
[mencione su necesidad]
conforme a tu santa voluntad.

Te ofrezco alabanza y acción de gracias.

Amén.

Santa Francisca Xavier Cabrini,
mujer de Dios, discípula de Cristo,
que ofreciste a las personas que conociste
los dones de la vida y el amor
al responder a sus necesidades físicas,
económicas, emocionales y espirituales
de manera práctica y efectiva,
escucha y concede hoy mi súplica.

Inspirado por tu confianza en Dios
y tu compasión, amor y sentido de la justicia,
te pedo que me acompañes mientras trabajo
para responder a las necesidades urgentes
que en este momento me agobian,
creando confusión y malestar.

Si fuera posible, santa mía,
concédeme un golpe de buena suerte,
que levante mi ánimo y calme mis pesares,
para de esta manera poder solucionar
mis deudas pendientes
y resarcirme de los problemas económicos
que me atormentan desde hace tiempo.

Así mismo te pido ayuda
para mis hermanos emigrantes
que huyen de sus países de origen
en busca de refugio y paz.

Intercede ante Dios por mi,
cumple y concede mi petición,
gloriosa santa mía,
hermosa señora compasiva
y yo te haré patente mi agradecimiento.

Amén.
 
 
Santa Francisca Xavier Cabrini nació como Maria Francesca Cabrini el 15 de julio de 1850 en Sant Angelo Lodigiano, Lombardía, Italia. Nació dos meses prematura y fue la menor de trece hijos de los cuales solo tres sobrevivieron a la adolescencia y la misma Francisca viviría la mayor parte de su vida en un estado de salud frágil y delicado.

Francisca se dedicó su vida al trabajo religioso desde muy joven recibiendo una educación católica en un convento escuela dirigido por las Hijas del Sagrado Corazón. Se graduó con altos honores y un certificado de enseñanza.

Cuando Francisca tenía 18 años, solicitó la admisión en la congregación religiosa de las Hijas del Sagrado Corazón, pero fue rechazada debido a su mala salud. En cambio, un sacerdote le pidió que enseñara en el Orfanato de la Casa de la Providencia en Cadagono, Italia. Enseñó en la escuela de niñas durante seis años y atrajo a una comunidad de mujeres para vivir religiosamente.

En 1877, se convirtió en Madre Cabrini después de que finalmente hiciera sus votos y tomara el hábito religioso, y también agregó a Xavier a su nombre en honor a San Francisco Javier.

Cuando se cerró el orfanato de la Casa de la Providencia, su obispo le pidió, junto con otras seis mujeres de su orfanato en Cadagono, que fundaran las Hermanas Misioneras del Sagrado Corazón para cuidar de los niños pobres en escuelas y hospitales. Francisca compuso la Regla y la Constitución para el instituto religioso.

En sus primeros cinco años, el instituto estableció siete hogares y una escuela y guardería gratuitas. Francisca quería continuar su misión en China, pero el Papa León XIII la instó a ir a los Estados Unidos, una nación que se estaba inundando de inmigrantes italianos que necesitaban su ayuda. "No al este, sino al oeste", fue su consejo para ella.

El 31 de marzo de 1889, Francisca llegó a la ciudad de Nueva York junto con otras seis hermanas listas para comenzar su nuevo viaje. Sin embargo, desde el principio se encontró con muchas decepciones y dificultades. La casa a la que asistió originalmente para fundar su nuevo orfanato ya no estaba disponible, y a pesar de que el arzobispo insistió en que regresara a Italia, ella no lo hizo y junto con sus 6 hermanas, el arzobispo Michael Corrigan las instaló en el convento de las Hermanas de la Caridad. Posteriormente Francisca recibió el permiso para fundar un orfanato en lo que hoy es West Park, Nueva York y ahora se conoce como Saint Cabrini Home.

Llena de una profunda confianza en Dios y dotada de una maravillosa capacidad administrativa, Francisca fundó 67 instituciones, incluidos orfanatos, escuelas y hospitales, en los 35 años dedicados a la atención de los pobres, sin educación, enfermos, abandonados y especialmente a los inmigrantes italianos. Sus instituciones se extendieron por todos los Estados Unidos, incluyendo Nueva York, Colorado e Illinois.

Francisca era conocida por ser tan ingeniosa como oradora. Siempre pudo encontrar personas para recaudar dinero, tiempo y apoyo para sus instituciones.

En 1909, Francisca se convirtió en ciudadana de los Estados Unidos.

Ocho años después, el 22 de diciembre de 1917, falleció a la edad de 67 años, debido a complicaciones de disentería en el Hospital Columbus, uno de sus propios hospitales, en Chicago, Illinois.

El cuerpo de Francisca se colocó originalmente en la casa de Saint Cabrini, pero fue exhumado en 1931 como parte de su proceso de canonización. Su cabeza se conserva en Roma, en la capilla de la casa matriz internacional de la congregación. Uno de sus brazos está en el santuario nacional de Chicago, y el resto de su cuerpo descansa en un santuario en Nueva York.

Para su canonización Francisca tuvo dos milagros comprobados y atribuidos. Devolvió la vista a un niño que se creía que había sido cegado por el exceso de nitrato de plata, y curó a un miembro terminal de su congregación, aunque son muchísimos más los milagros que se le atribuyen, especialmente para solucionar problemas económicos que quienes solicitan su intercesión. 
 


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aquí puedes dejar tus peticiones en las oraciones, tus preguntas, agradecimientos...etc.

No olvides que forma parte de la magia dar gracias al santo o a la entidad que cumplió tu petición o deseo y difundir su nombre para así dejar una puerta abierta para que te atienda en otras ocasiones.

¡¡Si tu petición se cumplió, se agradecido y deja tu comentario!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Google+ Followers