Social Icons

sábado, 16 de julio de 2016

LOS 4 ELEMENTOS EN LA MAGIA Y EL ESPÍRITU Ó ÉTER


Los seres humanos han alimentado sus creencias mágicas desde mucho antes del comienzo de la historia. Una de las creencias predominantes es que ciertos componentes básicos, llamados elementos, residen en el núcleo de toda creación y que todas las cosas contienen las propiedades de uno o mas de dichos elementos.

Se cree que cada cosa que existe tiene un elemento principal que rige o gobierna sus características internas y externas por encima de los demás. Al conocer las propiedades de cada objeto y saber cual es el elemento que lo regía, nuestros antepasados descubrieron que podían conectar con toda la creación en un nivel Intimo, utilizando esa conexión para ganar conocimiento espiritualmente avanzado y manipular las cosas para trabajar a voluntad.

Los elementos son la tierra, el agua, el fuego y el aire. Puesto que son parte de toda creación, existen en los mundos visible e invisible, aglutinándose en un quinto «elemento» que conocemos como espíritu, que se compone de todos los otros y también reside en ellos. Esta unidad nos permite utilizarlos para atraer los poderes de los mundos invisibles hacia nuestro mundo físico.

Los brujos experimentados saben que, en última instancia, la magia tiene lugar en la mente, pero nosotros también sabemos que de alguna manera tiene que traducirse en el mundo físico para que tenga éxito.

Se sea o no consciente de ello, son esos elementos los que utilizamos para tejer el tapiz de la realidad desde las profundidades de nuestra imaginaci6n.

No solo podemos atraer energía universal, o divina, a través de ellos, utilizando sus poderes para crear realidad manifiesta a partir de las formas de pensamiento que proyectamos hacia el mundo invisible, sino que al ascender a través de los aspectos cada vez menos densos de los elementos finalmente podemos llegar a Dios, una metáfora para ese estado de unidad que los místicos han buscado con diligencia desde que la humanidad reconoció la existencia de una fuerza creadora superior a nosotros mismos.


La gran atracción de los elementos es saber que forman parte de todo lo que existe, lo cual reduce todo a fragmentos manejables que pueden analizarse con facilidad para ayudarnos a entenderlos y utilizarlos. Los seres humanos no estamos exentos de esta pauta de creación.

Los elementos también son parte de nosotros; analizando la manera en que cada uno de ellos manifiesta sus características en nuestras personalidades, salud y formas de pensar, podemos aprender a conocernos mejor. Cuando sabemos cuales son los que nos faltan o los que predominan demasiado, estamos en condiciones de trabajar para corregir esos desequilibrios con el objeto de mejorar todos los aspectos de nuestra vida interior y exterior.

En los rituales y en la magia de los brujos modernos se honra a los elementos invocándolos para que sean testigos, utilizándolos como catalizadores para los hechizos. En los altares se colocan las herramientas que representan a cada uno de los elementos para simbolizar equilibrio y armonía y para ayudarnos a sintonizar con sus poderes y atributos.

Cada uno tiene actividades, objetivos e ideas con los que comparte una afinidad. En términos mágicos solemos decir que todo esta regido o gobernado por uno en particular. Muchas actividades y objetos son regidos también por elementos secundarios y un estudio atento de la magia debería revelarle cuales son. Es por esa razón por la que algunas actividades y objetos se enumeran a continuación como regidos por dos elementos diferentes.

También se dice que los elementos son de carácter femenino o masculino. Las cualidades femeninas y masculinas de las que hablamos son metafísicas; las primeras representan las propiedades receptivas y fértiles frente a las proyectivas y estériles. Donde los elementos femeninos alientan el cambio mágico a través del desarrollo y la construcción, los elementos masculinos producen cambio mediante la restricción y la destrucción.

La tierra
 
La tierra es el mas denso de todos los elementos, el más estrechamente ligado al mundo físico, un lugar al que suele aludirse como el piano terrenal. Este elemento femenino es el reino de la estabilidad, del crecimiento y de la Diosa Madre, un lugar para hundir nuestras raíces del mismo modo en que estiramos los brazos y nos entregamos a experiencias nuevas.

Las actividades y los objetos gobernados por el elemento tierra incluyen fertilidad, embarazo, prosperidad, arraigo, estabilización, hijos, dinero, siembra, crecimiento, la casa, cosecha, animales domésticos, ganado, serpientes, animales de madriguera, objetos enterrados, danza, numerosas piedras, tubérculos, magia de las imágenes y tamborileo.

Todas las plantas, arboles y hierbas tienen a la tierra como elemento dominante primario o secundario, aunque pueden estar regidas principalmente por otro. Un ejemplo son las plantas «ardientes» o picantes de las que se obtienen la pimienta de cayena o la canela, que están principalmente bajo el imperio del fuego.

Tabla de correspondencias


Genero: Femenino.
Signos astrológicos: Tauro, Virgo, Capricornio.
Astro: Tierra.
Colores: Marrón, verde, azul, amarillo.
Chakra: De la raíz (en la base de la rabadilla).
Herramientas: Disco, bloque de madera tallada, martillo, yeso, cuenco de tierra, sal, hacha de dos cabezas, escudo, rueda, collar, maza, raíces, tambor, bronce, arco, piel de animal, arena, mazo.
Cualidades: Estabilizar, conectar con la tierra.
Sentido: Olfato.
Propiedades: Frio y sequedad.
Asociaciones mágicas: Fertilidad, magia para la casa y los animales, ecomagia, prosperidad riqueza, curación, centro de conexión con la tierra.
Piedras: Amazonita, ojo de gato, esmeralda, jade, azabache, malaquita, turquesa.
Metales: Plomo, mercurio.
Animales: Serpientes, animales de madriguera y arañas. Hierbas y plantas: Alfalfa, cebada, bistorta, algodón, cola de caballo, artemisa, vetiver, pachuli, pino.

El agua
 
El agua es el otro elemento femenino vinculado a los misterios y a la magia de la luna. Es de carácter denso, pero sigue poseyendo fluidez, razón por la cual esta vinculada al cambio profundo y a las transformaciones internas. En muchas culturas la Tierra de la Muerte se percibe como algo que esta debajo o a través de un cuerpo de agua al cual debe regresar el alma antes de renacer. También es el hogar de los «yoes» psíquicos, que gobiernan la intuición y los sueños.

Las actividades y los objetos gobernados por el agua son: parto, embarazo, limpieza, transformación interior, esfuerzos psíquicos, adivinación, purificación, las emociones, amor romántico, manifestaciones del espíritu, muerte, renacimiento, exploraciones de vidas del pasado, los peces y muchas otras criaturas marinas.


Tabla de correspondencias

Genero: Femenino.
Días: Lunes, viernes.
Signos astrológicos: Cáncer, Escorpio, Piscis.
Astro: Luna.
Colores: Plata, purpura, blanco, azul, índigo.
Chakra: Ombligo.
Herramientas: Taza, cáliz, caldero, cuerno, hueco, cuenco, jarra, copa, anillo, tonel de vino, barril, objetos de plata, cualquier liquido frío, tetera, conchas, hoz.
Sentido: Gusto.
Propiedades: Frio y humedad.
Asociaciones mágicas: Amor y romance, poder psíquico, viaje astral, trabajo de los sueños, meditación, sanación, actividades espirituales, parto, muerte y renacer, contacto con los espíritus.
Piedras: Amatista, aguamarina, berilo, calcedonia, coral, lapislázuli, mármol, ópalo, perla, zafiro, selenita, sodalita. Metales: Cobre, plata.
Animales: Peces y otras criaturas acuáticas.
Hierbas y plantas: Belladona, zarzamora, jazmín, vainilla, loto, valeriana, lila, mezquite, consuelda, bardana, alcanfor, mirra, lirio de Florencia.

El fuego
 
El fuego es un elemento masculino, vibrante, cuyo principal atributo es la acción. A menudo simbolizado mediante el Sol, es el reino de la transformación, de la pasión y de lo repentino. Las actividades y los objetos gobernados por el fuego incluyen: transformación, protección, empleo, cuestiones legales, destrucción-construcción, actuación, sexo, magia sexual, fuerza, lujuria, limpieza, velas, corazones, exorcismo, expulsión.

Tabla de correspondencias

Género: Masculino.
Día: Domingo.
Signos astrológicos: Aries, Leo, Sagitario.
Astros: Sol, Marte.
Colores: Rojo, oro, amarillo, anaranjado.
Chakra: Plexo solar (centro del estómago).
Herramientas: Bastón, tridente, vara, espada, pluma, incienso, honda, espada de doble filo, pica, hacha, daga, lanza, jabalina, pendientes, porra, escoba, instrumentos de viento, pipa de fumar, cobre, flecha, látigo, lazo.
Cualidades: Transformadoras, expansivas.
Sentido: Vista.
Propiedades: Calor y sequedad.
Asociaciones mágicas: Expulsión-exorcismo, fuerza, pasión-lujuria, empleo, protección, cambio, magia sexual, cuestiones legales, valor, ira, romper una maldición.
Piedras: Ámbar, lágrima apache, hematites, cornalina, citrino, diamante, pedernal, granate, obsidiana, ónix, rodocrosita, rubí, ojos de tigre, topacio, zirconio.
Metales: Bronce, oro, acero.
Animales: Reptiles que viven sobre la tierra, como las lagartijas; animales que simbolizan fuerza, como el oso o el león.
Hierbas y plantas: Pimienta malagueta, albahaca, laurel, canela, eneldo, hinojo, ajo, ginseng, jengibre, tojo, hisopo, romero, cardo, ajenjo, tabaco.

El aire
 
El aire es el menos denso de los elementos y el más cercano al mundo del espíritu. Es masculino y gobierna el reino impredecible de la mente humana, donde deben concebirse en primer término todas las cosas que deseamos manifestar.

Las actividades y los objetos gobernados por el elemento aire son: intelecto, estudio, escritura, los ancianos, viaje astral, comunicación, música, sonido, magia del clima, aves y generación de poder.

Tabla de correspondencias

Género: Masculino.
Día: Miércoles.
Signos astrológicos: Géminis, Libra, Acuario.
Planeta: Neptuno
Colores: Amarillo, azul pálido.
Chakra: Centro del corazón (zona del esternón).
Herramientas: Vela, todas las espadas forjadas al fuego, vara, piedras de color rojo o naranja, pica, espada de doble filo, cerillas, pedernal, cenizas, rueda, antorcha, brazalete, disco solar (cruz equilátera en un círculo), escoba, oro, lanza, lazo, cuerno de carnero, abanico, pluma, abrecartas.
Cualidad: Movilización, rapidez.
Sentido: Tacto.
Propiedades: Calor y humedad.
Asociaciones mágicas: Viaje, viaje astral, cuestiones intelectuales, comunicación, hechizos musicales, fidelidad, lealtad.
Piedras: Venturina, mica, piedra pómez, meteoritos.
Metales: Aluminio, estaño.
Animales: Aves e insectos voladores.
Hierbas y plantas: Agrimonia, diente de león, lúpulo, lavanda, mejorana, muérdago, acebo, perejil.

El espíritu

 
El quinto elemento es el espíritu, que no tiene asociación de género y al que no se le asigna ningún lugar determinado dentro del círculo ritual. La relación entre el espíritu y los otros elementos puede conceptualizarse en el pentagrama: la estrella de cinco puntas inscrita en el círculo, representativa del paganismo occidental.

El espíritu rige la parte superior de la estrella, el ápice, debajo del cual se sitúan los demás elementos. A diferencia de los demás elementos, el espíritu no puede ser captado fácilmente por una hierba, piedra o herramienta.

Los ocultistas han escrito mucho acerca de ciertas correspondencias con el espíritu, pero ello ha sido más para ayudarnos a entender el carácter elusivo, aunque omnipresente, de éste, que para alentarnos a probar y utilizar su poder con fines mágicos.

Ciertamente, puede honrarse al espíritu dentro de los límites de la práctica mágica; después de todo es el pegamento que mantiene a los otros elementos en su sitio. Mediante la utilización de algunos de los atributos siguientes, puede dar al espíritu un lugar de honor en su magia, y sus aptitudes de cohesión le ayudarán a reunir las fuerzas de los demás elementos para alcanzar su objetivo.

Tabla de correspondencias

Colores: Blanco y/o negro.
Chakra: Coronilla (en la parte superior de la cabeza).
Herramientas: Cuerdas, capas, bolsas de fetiches, etc.; todo lo que simbolice la atadura o unificación de los otros elementos.
Nombre latino: Éter.
Cualidades: Invasor, omnipresente.
Sentido: Oído.
Piedra: Cristal de cuarzo.


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aquí puedes dejar tus peticiones en las oraciones, tus preguntas, agradecimientos...etc.

No olvides que forma parte de la magia dar gracias al santo o a la entidad que cumplió tu petición o deseo y difundir su nombre para así dejar una puerta abierta para que te atienda en otras ocasiones.

¡¡Si tu petición se cumplió, se agradecido y deja tu comentario!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Blog Archive

Google+ Followers